Trabajar la autonomía

Uno de los objetivos principales de los padres es ayudar a que sus hijos sean independientes y capaces. Se nos tiene que quitar la idea de la cabeza de que nuestros hijos( los vuestros, porque yo no tengo) son prolongaciones de nuestro ser. Vaya, que son seres únicos con distintos temperamentos, distintos gustos, distintas emociones, distintos anhelos y distintos sueños.

¿Y como se hace eso? Claro! Dejando que piensen por sí mismos, permitiéndoles que se enfrenten a los problemas ellos solitos…ja! ¿Y como te vas a contener a no ayudarles en todo momento ha cada paso que dan? ¿Como aliviarás todo ese sufrimiento que ellos puedan tener? Es complicadísimo romper con como nos han educado o con nuestro propio instinto de protección. Además, no tenemos ni tiempo ni paciencia. Y es así como cometemos  UNA Y OTRA VEZ el error de hacer su trabajo nosotros, de decirles en todo momento de lo que deben hacer, de como deben pensar o como solucionar cualquier problema que tengan. Con esta actitud vamos instaurando en sus cabecitas todos nuestros miedos, frustraciones, inseguridades,…

Bueno, que tampoco digo que hay que dejarlos solos ante el peligro… pero sí es necesario que controlemos ciertos impulsos, cojamos aire e intentemos dar varios pasos a ver qué pasa cuando este tiene un problema:

1.- Hay que dar opciones al niños para que escoja

2.- Mostrar respeto por la lucha personal

3.- No hacer demasiadas preguntas

4.- No precipitarse dando respuestas

5.- Animar al niño dando fuentes externas

6.-No desalentar

lentes

Compartir::

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies