El impulso de dar consejos

Cuantas veces nos ha pasado que en cuanto nuestro hijo llega a casa le vemos mal humorado o raro y nos dá por saber que pasa y decirle exactamente lo que tiene que hacer. Es lógico, lo intentamos proteger de todo y de todos haciendo lo que un adulto haría en su caso. ¿Pero le ayudamos realmente?

A veces, cuando refrenamos ese impulso por dar consejos  y simplemente escuchamos que pasa por la cabeza del niño: le miramos, asentimos «aja», nos quedamos con él,..es él el que empieza a elaborar su propia solución.

Ejemplo de una madre cuando llega a su casa y ve a su hija de 10 años llorando desconsolada: La madre se sienta junto a ella, la rodea entre sus brazos, murmura «algo te ha ocurrido» y pasa 5 minutos sentada en silencio con su hija. Finalmente la niña suspira y dice: «Gracias, mamá». Ya me siento mejor». La madre no llegó a averiguar qué había sucedido, lo único que sabía es que su presencia reconfortadora había sido benéfica, porque una hora más tarde oyó a su hija canturreando en la habitación.papichulo-con-hija

Compartir::

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies