El arte y el lenguaje

Cierto es que a partir de los años 80 al arte deja de ser lo que era. “Todo está inventado”, dicen, y no es posible innovar mucho más.

El manifiesto de las vanguardias, cuyo énfasis estaba en el contenido, es desplazado por la acción, la instalación y el montaje. Este el modo de respuesta a cuya información esta más en la elección de estos elementos de contexto y modos, que en el propio contenido temático de la obra.

Es en este momento cuando la idea marca  su espacio y desplaza la obra como objeto físico y “El arte y el lenguaje” se relacionan a partir de aspectos que contemplan la obra como un elemento definitorio y definitivo del arte.

Es este un arte que no depende de la espontaneidad del artista, que habla de sí mismo  y que usa construcciones sintácticas.

Se basa en la  reflexión sobre sus propios datos, un abandono progresivo del objeto hacia la desmaterialización, de construcción y conceptualización.

Compartir::

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *